Amor y límites

Una de las tareas más lindas que anhela una pareja es llegar a ser padres, el   planeamiento de la bienvenida de los hijos, el dar la noticia a los familiares, las compras de nuevos artículos en el supermercado entre otros. Sin embargo, es hasta que nace el niño o niña y empieza a comunicar sus necesidades, que los padres se preguntan si está bien o no el tipo de crianza que le vayan a dar. Por eso, es recomendable que los padres y madres conozcan cuales son las situaciones que se deben evitar durante la crianza de los hijos para transmitirles verdadero amor.

Existen muchísimas situaciones que van a dificultar la disciplina durante la crianza de los hijos, y en cada hogar se presentarán razones distintas que van a interferir, sin embargo es significativo rescatar los contextos que se deben evitar, como lo es el primero de ellos: la contradicción entre los padres, esto debe impedirse delante de los hijos para crear un ambiente de respeto y seguridad en el entorno del menor, así como que los mismos padres se puedan sentir a gusto con los límites que señalen como más adecuados, los límites poco claros generan un ambiente de incertidumbre y de inseguridad en el menor y en los padres crea sentimientos de minusvalía que van a impedir el escape adecuado de los sentimientos de los niños dañando así su autoestima y autoconcepto, por lo que lo más recomendable es crear los limites en conjunto para no dañar la dignidad de ningún miembro del sistema familiar, donde incluyan cargos de responsabilidades a los hijos de acuerdo a su edad, y así prescindir de pedirle a los niños algo que no puedan hacer.  El enojarse para imponer autoridad sólo creará una lucha de poder y se perderá el respeto mutuo, de manera que se deben escuchar con atención lo que los niños piensan y sienten antes de dar nuestra opinión, una falta de constancia de los padres en el cumplimiento de las reglas genera niños desobedientes e inseguros,  los niños nunca olvidan una promesa, sea positiva o negativa debe cumplirse.

La clave para tener hijos felices y adaptados está relacionada con la disciplina, lo cual incluye: el promover el crecimiento y la madurez emocional del niño por medio del vivo ejemplo de los padres, los cuales deben enfocar actitudes hacia el futuro, engendrar seguridad en los hijos, enseñarles el camino que deben seguir, educar, comunicar, reflexionar y sobretodo comprender.  Como si fuera una receta que se debe poner un conjunto de ingredientes para que quede perfecto, así existen ingredientes básicos durante los primeros 8 años de vida de los niños y niñas que van a dar como resultado la conducta personal.

Esto es factible de lograr por medio de los hábitos, los cuales son una serie de costumbres, de prácticas que se forman en general, cuando una persona hace algo de la misma manera y en el mismo lugar una y otra vez hasta que lo realiza automáticamente sin esfuerzo o planeación ¿A que edad debemos comenzar a enseñar hábitos a nuestros hijos? Los hábitos que tendremos el resto de nuestra vida se establecen, desarrollan y fijan en la primera infancia, o sea durante los primeros 3 años de vida. Los hábitos ayudan a fortalecer los valores y anhelos en la vida. Nunca es tarde para enseñar o cambiar los hábitos. (Descanso, ahorro, higiene, alimentación, estudio, trabajo y tiempo)

De manera que ustedes padres y futuros padres, transmitan amor con cada palabra u orientación que dan a sus hijos  procurando siempre tener mutuo apoyo entre ambos, entender las características de los hijos (de acuerdo a su edad), mostrar afecto físico (abrazos y besos), saber corregir (en tiempo y forma) y lo más importante dar buen ejemplo.

Adelante padres, ahora tienen una mesa llena de herramientas que estrenar, el amor y los limites nunca se pueden separar. Disfruten el rol paterno y marquen a sus hijos con amor y comprensión.

Licda. Laura Morales Solano

Psicóloga con énfasis clínico

email: [email protected]

Teléfono (en Costa Rica): 8334-2392

Comentarios

  1. Comparto totalmente los conceptos expresados en el texto anterior.
    Mis hijas ya no son pequeñas y fueron educadas poniendo en práctica lo que aconsejan en aquí y francamente hoy dia nos sentimos orgullosos como padres de haber educado dos seres con una autoestima alta, seguras de sí mismas y libres.
    Gracias por compartir textos como este y una vez más a los padres jovenes les digo, trabajen en los “Hábitos” pues estos les traen de la mano la “Seguridad”.
    Felicitaciones!
    Adriana.

Para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *